Trípode de Laboratorio

Además de los equipos, instrumentos y materiales especializados, cada laboratorio necesita implementos de apoyo para trabajar más cómodamente. El trípode es un elemento de soporte esencial en muchos campos, incluyendo el laboratorio, donde se emplea como base fija para diversos instrumentos.

¿Para qué Sirve el Trípode como Instrumento de Laboratorio?

Básicamente es una herramienta de sostén alternativa al soporte universal. Funciona de apoyo para materiales de vidrio como vasos o frascos, tanto durante su uso como durante su reposo. También es usado en conjunto con el mechero y una rejilla con resistencia al calor para someter sustancias a altas temperaturas.

De la misma forma, se utiliza para sostener recipientes que vaya a contener materiales sensibles. Es un implemento presente en casi todo experimento y análisis, sea en laboratorios farmacéuticos, clínicos o académicos. Es necesario para asegurar la estabilidad de los contenedores.

Su uso generalizado en las prácticas de laboratorio lo hace un elemento indispensable para el uso correcto de los demás instrumentos y la realización segura de experimentos. Proporciona tanto comodidad como seguridad y provee la firme estabilidad requerida al manipular sustancias químicas.

Tipos de Trípode en el laboratorio

Los trípodes tienen muchos usos en la vida cotidiana y diferentes diseños. En el laboratorio, estos solo varían en tamaño, material y configuración. Algunos son fijos, mientras que otros son plegables. Aunque están destinados a usarse en superficies planas, ciertos modelos pueden ajustarse de forma individual para compensar desniveles.

Características y de qué está hecho

El trípode de laboratorio suele ser ligero y portátil, incluso cuando son de tamaño grande, lo cual facilita su uso. Consiste de tres patas dispuestas alrededor de una base circular y en ocasiones triangular. Su altura puede ser ajustada dependiendo del modelo para distintos usos e incluso plegadas para almacenarse sin ocupar mucho espacio en el laboratorio.

Debido al entorno al que está expuesto en un laboratorio y sus usos relacionados con altas temperaturas, suelen ser fabricados en metales resistentes, como aluminio, acero y cromo. En ocasiones se usa hierro para hacer la tapa superior, proporcionando así una mayor estabilidad y durabilidad del trípode.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *